Lo último:

El ABC de la arquitectura sostenible

Por Ana Isabel Jubes, Arquitecto.

Refugio y protección del medio que nos rodea es una de las necesidades básicas del hombre. Nuestras viviendas son símbolo de nuestro núcleo familiar, así como la manera de edificarlos y habitarlos nos ha definido a lo largo de la evolución, llenando de significado cultural e histórico nuestro medio construido.

Residencial complex in Palo Alto

Este ambiente construido ha evolucionado hasta convertirse en uno de los negocios más grandes en la economía de este siglo joven, así como del pasado. Desde la extracción de la materia prima, hasta el producto final y el mercado de venta y compra de inmuebles, la construcción es uno de los mayores mercados del mundo. Tomando en consideración que influye desde la generación de hilos para textiles, excavaciones de minerales, industria de la madera, extracción de combustibles fósiles para generar materiales inorgánicos, hasta el transporte de todos los elementos de un lado de la Tierra a otro.

Una vivienda familiar promedio en los Estados Unidos, de aproximadamente 210 m2, necesita de un acre de bosque. La construcción de cada una de estas viviendas genera de tres a siete toneladas de basura, la cual no solo tiende a no ser biodegradable, sino que además necesita ser transportada a los basureros en camiones sedientos de gasolina. Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA), el mercado de la construcción se lleva el 39% de la energía que se gasta en el país, el 12% del agua fresca, el 63% de la electricidad y genera un 38% de las emisiones de dióxido de carbono.

En general, las construcciones no-sostenibles toman muchos de los recursos del planeta para su mantenimiento. De acuerdo con el Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE), un quinto del consumo anual de petróleo se usa para calentar y enfriar edificaciones. Y en la medida en que el clima se vuelva más extremo, el consumo de energía será mayor.

¿Qué hacer?
La respuesta no es en ningún momento parar el paso de desarrollo o nuestra evolución cultural. No se puede disminuir el crecimiento natural de los pueblos. La respuesta es aprender a usar nuestros recursos de una manera más inteligente, restaurando el daño hecho al ambiente y no causando más problemas a las generaciones futuras. De esto se tratan las construcciones sostenibles, o edificaciones verdes, de las que tanto escuchamos últimamente.

Actualmente hay un gran movimiento de profesionales que se está comprometiendo a mejorar las prácticas de construcción, elevando el nivel de eficiencia durante el diseño, la construcción y toda la vida útil de las edificaciones.

Edificio central de "Adobe"

El Código Unificado de Construcción en los Estados Unidos (UBC) no tiene muchas exigencias que cubran construcción realmente responsable con el ambiente, pero algunos estados están asumiendo sus propios códigos, más eficientes. También han surgido sistemas voluntarios, que evalúan y certifican los edificios y su comportamiento.

Nuevas normativas
Uno de los primeros intentos de los últimos diez años en California fueron los nuevos códigos ambientales para la construcción, como el Título 24, que medía el comportamiento que tendrían las edificaciones después de finalizadas y pedía un porcentaje de mejoras en relación al tipo de construcción que se hacía antes. Esto llevó al implemento de mejores sistemas eléctricos, más aislamiento térmico, aprovechamiento de la ventilación y la iluminación natural. Con el tiempo, muchas ciudades y condados empezaron a pedir aún más para edificios comerciales, públicos y viviendas multifamiliares. En algunos sitios se pedía entre el 10 y el 15% sobre las mejoras del Título 24. Igualmente, se hicieron más comunes los sistemas voluntarios, como el de Puntos Verdes, de Build-it-Green, California, y LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental), del Consejo de la Construcción Ecológica de Estados Unidos. Muchas ciudades y condados empezaron a pedir que, además de los requerimientos del Título 24, se cumplieran los Puntos Verdes o certificaciones LEED.

California Verde
En enero del 2011, California puso en vigencia un nuevo código de construcción. Es conocido como Cal-Green. El más ecológicamente responsable de los Estados Unidos. Ha nacido como la evolución de todos los códigos ambientales anteriores y como compendio de normas básicas de códigos voluntarios y estudios de agencias ambientales. A su vez, sirve de gran inspiración para el nuevo código de construcción verde internacional.

SJ City Hall

La implementación de Cal-Green ofrece más de 20% de reducción de uso de agua, construcciones ambientalmente eficientes y más económicas en su uso. Uno de los puntos que trata es la “salud del edificio”, que requiere materiales que resguarden más la calidad del aire dentro de los edificios y del ambiente interno en general. También se cuida mucho la cantidad de materiales, la calidad de los equipos, el aislamiento térmico, el uso del aire y luz natural, y la cantidad de desechos que se generan durante la construcción.

El hecho de que una edificación cumpla con Cal-Green no quiere decir que automáticamente gane un sistema voluntario como LEED o Puntos Verdes, y viceversa. De alguna manera todos estos códigos evalúan al edificio desde un punto de vista ligeramente diferente. En todos los casos es importante dejar pruebas escritas de todo el proceso y chequear tanto el origen de los materiales como la manera en que fueron instalados. También evalúan los cálculos y estudios iniciales sobre el futuro comportamiento del edificio.

Una mirada hacia el futuro de la construcción
Todos estos sistemas cumplen su cometido en cuanto a la eficiencia del producto final y son un paso más hacia el reto final 2030, que promete edificios que generen cero emisiones de dióxido de carbono.

El Instituto Americano de Arquitectos (AIA) ha generado este año reportes que preocupan respecto del verdadero compromiso del gremio de construcción en los Estados Unidos con las tendencias sostenibles. Sin embargo, ya se están viendo cada vez más resultados y edificaciones admirables en todo el país.

Hoy, en los verdaderos medios de arquitectura sostenible no solo pueden verse edificios eficientes, sino construcciones que bien pueden sobrevivir completamente desconectadas de las redes eléctricas. También cada día hay más edificaciones que generan electricidad y la venden de vuelta a la red, así como edificios en medio de las ciudades que activamente ayudan a limpiar el aire, bajar las temperaturas y hasta regenerar la biodiversidad.

Vuelve pronto, así podemos hablar mas sobre este dulce planeta, diseño y como vivir una vida simple y sana para nosotros y el planeta.

All photos by Isabel Jubes. This article was originally publised on November 30, 2011 by same author Isa Jubes, on http://sweetgreenplanet.com. It was also published on the international magazine:  ADN Revista del Agua y el ambiente based on Argentina, on 03 October 2011, by same author.

About Isabel Jubes (67 Articles)
Founder and columnist for La Ventana Americana. Also producer, webmaster, technical support, editor, cohost and reporter.

Leave a comment

Your email address will not be published.

*