Warning: mysql_real_escape_string(): Can't connect to local MySQL server through socket '/var/lib/mysql/mysql.sock' (2) in /home/content/12/11350012/html/ventanaamericana/wp-content/plugins/subscribe-news-letter/subscribers.php on line 73

Warning: mysql_real_escape_string(): A link to the server could not be established in /home/content/12/11350012/html/ventanaamericana/wp-content/plugins/subscribe-news-letter/subscribers.php on line 73
La promesa de un futuro | La Ventana Americana
Lo último:

La promesa de un futuro

Pared verde en la calle

Por Ana Isabel Jubes, Arquitecto.

En la búsqueda de una vida más sostenible y de un futuro menos contaminante, se deberían entender las ciudades como el principio de la solución más que como el centro del problema. Si tratamos de visualizar a las ciudades como grandes bosques, y cada edificio como un gran árbol que se nutre por las raíces de lo que está al alcance a su alrededor, entenderíamos cómo estos interactúan con su medio, pueden sanar y producir de la misma manera que reciben. Este sería el ideal de una ciudad del futuro, o mejor dicho, de una ciudad del presente que se abre a la posibilidad de un futuro.
Green BuildingLa naturaleza y la ciudad

El gran arquitecto catalán Antonio Gaudí decía: “Los que buscan las leyes de la naturaleza para hacer obras nuevas, colaboran con el Creador”. De alguna manera, después de la revolución industrial y la llegada del modernismo, las tendencias de desarrollo urbano y arquitectónico han sido de buscar inspiración en la tecnología, buscando el límite de lo que se puede construir. Durante el último siglo, gran parte de la población se ha volcado a las ciudades. Las Naciones Unidas han hecho estudios de movimientos de población y han notado el incremento escalado de las poblaciones urbanas, en comparación con la vida de campo. Con excepción de África, la población mundial se está convirtiendo en su mayoría a poblaciones urbanas.

Sin embargo, las grandes ciudades se han convertido en lugares oscuros, generadores de estrés y que ofrecen pocas oportunidades de convivir con la naturaleza y con otros humanos. La escritora y psicoterapeuta Chellis Glendinning cree que la humanidad está sufriendo de una ansiedad crónica, generada por la sensación de que algo esencial se ha perdido. En su libro Recovering from Western Civilization expone que esto se debe a un “trauma original” a causa de la separación de la naturaleza.

Quizás tenga razón, y esto ayude a explicar por qué la vida urbana tiende a ser tan complicada. Pero la carencia del contacto con la naturaleza se puede controlar y restaurar en las ciudades con un buen planeamiento y un buen diseño.

Las ciudades actuales, aunque ocupan poca de la superficie de la Tierra (alrededor de 2%), se llevan la mayoría de los recursos (cerca del 75%), y son también nodos de contaminación. Herber Girandet, antropólogo social y ecólogo cultural, describe en su artículo “La ciudad autosuficiente” el proceso de la típica ciudad. Lo describe como lineal y poco sostenible, ya que ellas toman recursos de otros lados, consumen y generan basura que desechan en otra parte. Explica que un proceso natural y sostenible debería ser circular: ciudades que pueden producir lo que necesitan, manteniendo el orden y la limpieza mientras eliminan su desperdicio.

Las primeras respuestas en reacción al estrés y contaminación de la vida urbana en la década de los 70 fue vivir en campos apartados. Se crearon también nuevas estructuras y se estudiaron maneras diferentes de construir. Esto no cambió la tendencia de crecimiento de las ciudades.

¿La medida del éxito?

Hoy en día se ha encontrado una nueva manera de medir qué tanto nuestras acciones cambian el medio en que vivimos. En la Universidad de British Columbia, entre 1990 y 1994, Mathis Wackernagel y William Rees generaron un concepto que hoy se ha adoptado a todos los niveles de desarrollo sostenible. Se trata de la “huella de carbón ecológica” o “ecological carbon footprint”. Según este concepto, todo lo que consumimos y la manera como lo consumimos afecta el medio. Por ejemplo, si consumimos productos que se hicieron muy lejos, al calcular el tamaño de la huella se tiene que considerar todo el combustible y toda la contaminación que generó ese producto hasta que llegó a nuestras manos. Si utilizamos todos nuestros consumibles nuevos y no reusamos o reciclamos, tenemos que contar toda la energía y desechos que se produjeron gracias a eso.

Como en las ciudades se centraliza la población, en teoría esto podría generar menor “huella de carbón”, por que se centraliza el sistema de distribución, se aprovecha más la infraestructura existente y se comparten recursos. Lamentablemente en la práctica no es así.

El cálculo de la huella de carbón ecológica de las ciudades nos muestra la ineficiencia con la que se comportan. Sin embargo, estas tienen mejor acceso a tecnología y recursos. Las ciudades del futuro tienen que seguir siendo un punto de generación de riquezas y de crecimiento económico. Esto representa la promesa. Los edificios se pueden cambiar y reusar de manera que convivan mejor con el medio que los rodea. Con el crecimiento de vida urbana, se pueden respetar las tierras vírgenes y las tierras que producen alimentos.

Pasos a seguir

Las ciudades deben de repensarse y reestructurarse de manera que respeten la relación del hombre con la naturaleza. Las ciudades verdes son la representación espacial de los principios sostenibles. Una ciudad sostenible invita a la interacción humana y respeta el medio ambiente. Hoy en día, en muchas de las grandes ciudades se están usando nuevas tecnologías, nuevas normas y regulaciones, junto con la implementación de nuevas metodologías para garantizar el seguimiento de los principios ecológicos.

Nuevos códigos de construcción y planeamiento, y requerimiento del uso de sistemas voluntarios como LEED (liderazgo en energía y diseño ambiental) y Puntos verdes son parte de lo que las alcaldías en algunos estados de Estados Unidos están aplicando. Un ejemplo de cómo funcionan estos sistemas es probar por escrito si el edificio respetó áreas verdes o si reutilizó parte de edificaciones anteriormente construidas, y entonces se suman puntos.

Si se reúsa y se reciclan materiales, se ganan más puntos. Si se construye cerca de sistemas de transporte colectivo, lo cual motiva la reducción de uso de vehículos privados, se siguen sumando puntos. Se ganan puntos construyendo estacionamientos bajo la tierra, donde no generen calor o disminuyan el nivel estético del entorno. Y así, cada consideración que se haga en el diseño para respetar el medio y bajar la huella de carbón ecológica, acumula puntos. Si se tiene un mínimo de puntos, dependiendo de cada zona y la regulación, la edificación será aprobada.

También en otros lugares del mundo se siguen haciendo estudios y probando teorías de cómo bajar la huella ecológica de las ciudades. Cada día se escuchan nuevas historias de éxito. Ejemplos de sistemas exitosos se encuentran a lo largo del mundo, como en Curitiba (Brasil), Copenhague (Dinamarca), Freiburg (Alemania), Malmö (Suecia), entre otros. Esperamos que esto se traduzca en un aprendizaje global. La vida en las grandes urbes es el futuro, pero para lograr sostener el crecimiento de la población y el desarrollo se tiene que lograr un balance y repensar la manera de sostener las sociedades presentes.

Thomas Jefferson, tercer presidente de Estados Unidos y coautor del Acta de la Independencia de ese país, escribió en 1789: “La Tierra pertenece a [cada generación] durante su propio tiempo, completa y con [absoluto] derecho… cada generación la recibe libre de deudas y gravámenes de la generación anterior… ninguna generación debe contraer deudas mayores de las que pueden ser pagadas durante el curso de su propia existencia”.

Vuelve pronto, asi podemos hablar mas sobre este dulce planeta, diseño y como vivir una vida simple y sana para nosotros y el planeta.

Photos by Isabel Jubes. This article was originally published on december 3, 2011 by same author Isa Jubes, on http://sweetgreenplanet.com, also published in the magazine: ADN Revista del Agua y Medio Ambiente, Argentina on 16 November 2011.

About Isabel Jubes (67 Articles)
Founder and columnist for La Ventana Americana. Also producer, webmaster, technical support, editor, cohost and reporter.

Leave a comment

Your email address will not be published.

*